De todo como en botica

Alguna vez, en alguna discusión respecto de la música de la banda, escuché una opinión muy categórica: ” Queen una de las pocas bandas de la historia del rock/música contemporánea que en vez de evolucionar, involucionó”.

Esto… bueno,  no estoy de acuerdo con el planteo, pero puedo llegar a entender en qué se basa.  Desde luego es algo que únicamente puede analizar alguien con un nivel importante de afición a la banda, alguien que conoce la discografía completa, minimamente.  Como dije en el posteo inaugural del blog, he conocido bastante gente a lo largo de mi vida que jamás escuchó material de Queen previo a 1978.  E inclusive previo a The Works 😛

Como todos sabemos, Queen es una banda extremadamente popular en todo el mundo, con una carrera muy larga y prolífica;  y también con una cantidad enorme de “simpatizantes”, que no llegan a ser grandes aficionados (fans, bah) y no llegan nunca a profundizar en la carrera completa del grupo; es de esas bandas que son idolatradas y reconocidas por un puñado de gigantescos clásicos populares, y la gente agradecida y contenta por eso y fin de la historieta, jaja.

Y después estamos los  FANS de Queen … realmente no sé, y me cuesta un poco imaginarme el caso de personas menores de 35, 30 años que son aficionadas a la banda, porque la cuestión “momentum” tiene, creo, bastante peso a la hora de evaluar ciertos atributos del grupo, lo cual NO quiere decir que para apreciar completamente a Queen hay que ser un viejo choto, ¿no señor! Nada más lejos de eso.

Hace unos años hice un experimento personal con durante una reunión bastante concurrida. Como más de una vez, oficié de “musicalizadora” de tal reunión.  En el menú musical de la noche incluí como suelo hacer, varios temas de Queen. Me resulto muy divertido observar la reacción de la mayoría de la gente al sonar, por ejemplo, “A kind of magic”, ó “Another one bites the dust”; esa cosa de espíritu de  grupo y familiaridad que instilan inmediatamente esos temas (entre varios otros clásicos, claro). El 99 % de la gente canta, baila, aplaude, toca air guitar, sonríe… esas canciones no dejan indiferente a nadie.

En un determinado momento, dejé sonando un medley de Queen II, un “enganchado” de mi autoría. El nivel de las conversaciones subió, se escucharon más las voces y los ruidos habituales de una reunión concurrida, como pasa cuando la gente no está inconsciente o conscientemente pendiente de la música ambiental.   Como habitualmente, yo estaba en el quinto cielo mientras sonaban desesperadamente desde los bafles gemas como Fairy Feller’s master stroke ó Nevermore.  No estaba planificado que durara más de 10 minutos toda la cuestión, obviamente, porque cualquier reunión de gente “normal” se cae estrepitosamente si la musicalización incluye cualquier disco anterior a News of The World de Queen, o si se pasa Selling England by the Pound de Genesis, Tales of the Topographic Oceans de Yes, o Tarkus de ELP y cuestiones por el estilo!

En el interín, mientras sonaba el final de “Ogre Battle”,   yo estaba conversando con un grupito de dos  o tres invitados, y uno de ellos de repente comentó “qué será esto que está sonando? yo esa voz la conozco…”  y otro respondió con un “la verdad ni idea pero suena muy loco!”. Yo hacía mutis por el foro. La conversación continuó unos minutos alrededor del tema, y al final dije “bueno, esta es la misma banda que sonó hace 20 minutos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s